Mi querida Servetus nos describe el beso de reconciliación entre John Proctor y su esposa Elisabeth.

Anuncios