Etiquetas

, , ,

Empieza la fiesta grande en mi ciudad y a pesar de que el calor no es agobiante como podría ser la gente toma las calles. Aunque no os equivoquéis, los vecinos que tienen que dormir por estos lares no son todos felices. Los tapones en los oídos no son siempre efectivos.