Esta mañana me dirigia al trabajo con un amigo cuando, de repente, me parece verlo cojear.

– ¿Cojeas?
– No suelo cocear. Pero puedo intentarlo – me contesta mientras intenta darme con el pie en el culo estilo Cesar Millan.

Justo en ese momento una chica que posiblemente caminaba hacia el trabajo sin muchas ganas, se cruza con nosotros dibuja una gran sonrisa al vernos jugar. Es cierto que no es facil con los tiempos que corren pero hoy un desconocido a empezado el día con un poco de alegría por nuestra culpa. Un poquito de eso todos los días y podremos cambiar el mundo.😉

¡Feliz día!

Publicado desde WordPress para Android