Etiquetas

, ,

He vuelto.

Hace tiempo que tengo abandonado el blog, lo sé. Digamos que he estado ocupada con otras cosas, quizá nímias pero que para mí han sido un mundo. Abrí, de hecho, esta entrada hace 19 días y no me había puesto con ella hasta ahora. Esto podría entenderse mejor: volví a trabajar.

Estar desempleado no es agradable y otros cinco millones de españoles pueden comprenderlo a la perfección. No solo te sientes una carga sino también, en mayor o menor medida inútil. Y todo se convierte en un circulo vicioso del que no es fácil salir cuando la tasa de paro en este país sube y sube. Soy una mujer afortunada. Tengo una buena familia y grandes amigos pero a veces eso no es suficiente. Y más afortunada aún cuando tu antiguo jefe vuelve a contratarte aunque sea por unos meses. Pero eso tampoco es fácil cuando el entorno de trabajo ha sido “zona hostil”. Cuando te levantas con ganas de llorar porque tienes que ir a trabajar es hora de dejarlo.

Para aquellos que no conozcan el mundo laboral en España sepan que es francamente difícil cambiar de profesión. Es frustante y mucho. Y cuando has sido camarero durante mucho tiempo es casi imposible (claro que si eres ingeniero tampoco te quieren en el mundo hostelero por ser demasiado listo). Aun así no desisto. Me niego a creer que solo soy capaz de hacer una cosa y morir en un trabajo que no me gusta. Y aun así sigo siendo afortunada porque lo sigo intentando y lo seguiré haciendo hasta que lo consiga, o muera (cosa que no pienso hacer hasta que sea muy vieja😉

Y una vez que me he desahogado sepan que volveré a mi blog, en la medida de lo posible, con cosas más agradables. Con un poco de suerte Richard Armitage quiere escribirnos pronto para que yo tenga algo que publicar. Are you listening to me, Richard? jejejejejeje.

Gracias a todos los que me escuchan por estar ahí (por poquitos que seais). Muchos besos.

Un regalo. Me encanta esta canción.