Etiquetas

, , ,

Como cada año el 14 de febrero llega San Valentín, el santo del amor.

Cuenta la leyenda que Valentín de Terni, sacerdote cristiano del siglo III en la antigua Roma, desafió al emperador casando en secreto a los jóvenes que así lo deseaban, contraviniendo un nuevo decreto de esté ya que consideraba que los jóvenes solteros eran mejores soldados ya que no se ataban a una familia. Descubierto, Valentín fue encarcelado, torturado y finalmente ejecutado el 14 de febrero.

Pero los griegos ya tenían a su Eros y los romanos a su Cupido, ese rechoncho angelote con cara de travieso y los ojos vendados que lanzaba sus flechas sin prejuicios.

En una era en la que creemos que el dinero es el motor del mundo no debemos olvidar que en el fondo es el Amor lo que se comercializa: el amor por la familia en Navidad, el amor por lo nuevo, el amor por los padres, el amor por la tecnología… Al final no es más que un sentimiento humano lo que hay detrás de todo eso aunque focalicemos en las cosas materiales. Si se gana dinero con el Amor no es más porque ansiamos dar y nos han convencido de que vale más un regalo que cien besos. Error.

El año pasado por estas fechas, como deberes para mis clases de inglés compuse esta tarjeta de San Valentín. Así es como yo lo veo.

Adoro la manera en que me miras cuando crees que no te veo, la paz de tu rostro cuando duermes y la seguridad que siento cuando estoy contigo.

Adoro  como me acaricias sin que nadie se de cuenta creando intimidad entre la multitud y tus besos robando que siempre me sorprenden.

Adoro cuando hablamos como amigos, cuando hablamos como compañeros o el silencio entre nosotros cuando las palabras son innecesarias.

Adoro  tu fe en mí y mi suerte al encontrarte. Adoro mi vida contigo y todo lo que puedo darte.

Tu eres mi Sol, mi Luna y mi Cielo. Tu me haces sentir la única.

Pinchar en las imágenes para verlo más grande

Porque lo que lo que todos queremos, si rascamos un poco, es confiar tanto en una persona y sentirnos tan seguros que no haya amenaza en el mundo que pueda amedrentarnos y saber que nuestra devoción será tan bien recibida como nosotros la damos. Se que encontrar ésto no es fácil cuando hemos aprendido a desconfiar de todo el mundo. De hecho tengo una clara imagen de lo que sería yo si lo encuentro gracias a Dawn French:

Me encanta esta escena.

Todo eso parece cursi, ¿verdad? Pues miráos a vosotros mismos y contadme que veis. Pensad: novios, novias, madres, padres, mejores amigos, compañeros de travesuras…

Feliz San Valentín a todos. Ojalá todos tengáis lo que yo deseo para mí.

Video bonus de @bccmee. Gracias genio😉