Etiquetas

, ,

Para aquellos que hayáis leído la Declaración de motivos , y algunos de los que me conozcan, no cogerá por sorpresa que en mi primera entrada de mi reluciente recién estrenado blog haga mención a Richard Armitage y a uno de sus personajes más carismáticos: Sir Guy de Gisborne.

Éte aquí una foto de las muchas que se pueden encontrar en la galería de richardarmitagenet.com, una de las más completas páginas que conozco sobre el actor británico:

Sir Guy Gisborne

(Si pincháis sobre la imagen encontrareis una galería entera para vuestro disfrute)

Directamente de la adaptación de la BBC de la leyenda de Robin Hood (que quizá alguno de vosotros haya podido ver en Cuatro, donde ahora no encuentro ninguna referencia a la serie), nuestro Guy ha salido al mundo para ser protagonista y fuente de inspiración de numerosos relatos, libros, videos, dibujos, pinturas, blogs… Expondré, de momento, dos ejemplos de los muchos que os iré mostrando:

Lo primero que os voy a enseñar es un vídeo de, como yo la llamo “mi pequeño genio creador”. @bccmee es neoyorquina, tímida, dulce y con un gran sentido del humor, rabiosa fan de Richard Armitage y con un talento increíble para vídeos, gráficos, gifs, y todas estas cosas, y podréis ver una buena muestra de ello en su blog. Este mes se ha propuesto hacer un gif cada día del mes. Ahí va:

Pero Sir Guy de Gisborne pertenece al grupo de los “chicos malos”. Siempre he creído que había dos tipos de personas malas: los visceralmente malos y los que pretenden ser malos por alguna razón y buscan, sin éxito, alguna excusa para no serlo. Y perteneciendo a este segundo grupo, el adalid de todo esto ha encontrado la redención de la mano de sus más fervientes admiradoras.

Un excepcional ejemplo de esto es Charlotte Hawkins, seudónimo de Sarah Pawley, bajo el que escribió The Tempest.

Oscuro y atronador como una tormenta, Sir Guy de Gisborne entra en la vida de Cassia de Warren. Esta mujer, a la que adoraréis, está hecha a medida de Guy, al que llevará a la luz sin que él apenas sea consciente de ello. Ambientada a finales del s.XII, la novela, desarrolla la historia de amor de Cassia y Guy y las dificultades que surgen en el camino. De Nottingham a Marsella, de la desesperanza a la confianza en el futuro. Pero no os equivoquéis esperando una novela dulzona y empalagosa. La picardía y la pasión son constantes, lo que hace de ella una lectura tan entretenida y absorbente que os costará parar.

Escrita en inglés, puesto que la escritora es norteamericana, no os costará leerla a aquellos que conozcáis el idioma, si contáis con un buen diccionario a mano por si desconocéis alguna palabra. Sarah me ha dado permiso para traducir un relato publicado por ella recientemente en Wattpad, “The Gisbornes: A novelette”, que espero enviarle pronto, aunque estoy segura de que mis osados amigos se atreverán a leerla en el idioma original. Se que encontraría lectores en español así que haré lo que pueda al respecto. Por ella y por vosotros.

No tengo conozco el método para criticar de libros, aunque prometo estudiarlo, y se que no he contado mucho pero no quería, en modo alguno, contar algo inconveniente para el disfrute de una obra con la que yo me sentí tan confortable, exaltada, feliz y envidiosa.

Y con este primer post doy por inaugurado este blog, en el que espero contaros muchas cosas, aunque quizá un poco torpe, de momento.